BIO

Seguir.
Tras un año de gira y más de 70 conciertos con mi primer trabajo en solitario, sigo con las ganas intactas y un buen puñado de nuevas canciones. Por eso hace unos meses decidí emprender la búsqueda de un lugar nuevo en la música, una evolución que fuera a su vez más cercana a mi mismo. En esa dirección, tuve la suerte de dar con el gran Candy Caramelo, muy unido como músico y productor a algunos de mis referentes de siempre, Andrés Calamaro o Ariel Rot. Con él se abrió un camino para acercarme a los orígenes que me motivaron a empezar a hacer canciones y avanzar hacia los nuevos horizontes musicales que buscaba.
Lo que está por venir se trata de un volver atrás, buscar en los huesos para dar con lo básico y seguir apostando por mis canciones. Será el segundo disco que publico desde que camino en solitario, habiendo mis canciones visto la luz en el pasado, en un álbum de estudio con mi antigua banda (2016) y en un proyecto acústico anterior (2014).

Sigo enrolado en la música, desde que con 5 o 6 años mis padres tuvieran a bien apuntarme a la escuela municipal del pueblo en el que vivíamos. Si fue una buena idea o no habría que haberles preguntado a ellos. Por mi parte, se lo agradezco a diario y es de lo poco que tengo claro.